Páginas

domingo, 10 de noviembre de 2013

VÍDEO "DE ESTAMBUL A GRECIA"


Por fin, un día de descanso... Llevo 3 semanas de viaje y no he parado. Durmiendo poco y rodando mucho, al final las fuerzas van flaqueando, así que no me viene mal un día en el que lo más duro que hago es sentarme plácidamente a las orillas del Bósforo y dejar pasar las horas, simplemente observando.

A la mañana siguiente he quedado con Miquel Silvestre en el concesionario BMW para charlar un rato con él, ya que, casualidades de la vida, también está en Estambul, camino de Samarcanda, uno de sus grandes proyectos. ¡Un crack!

Y un día más tarde, se termina mi estancia en Turquía, un país que, ciertamente, merece la pena recorrerlo en moto. Un país de contrastes, desde su puerta de entrada, Estambul, hasta el mar Negro, pasando por la Capadoccia, Antalya, Pamukkale, Troya, y tantos otros sitios increíbles y maravillosos... Pero lo que realmente merece la pena, de verdad, son sus gentes: allá donde vas, te encuentras con personas amables, serviciales, sonrientes y dispuestas a echar una mano y a mantener una conversación amigable (aunque la comunicación no sea fácil, a veces), siempre con una buena reserva de çay cercana, para ofrecer al viajero.

Desde luego, es un país que difícilmente podré olvidar, y al que, a la mínima oportunidad que tenga, volveré, por supuesto, en moto... Güle güle Turkiye!!

Llego en ferry a Chyos, una pequeña isla griega, donde permanezco sólo un día, pero que me cunde mucho: visito prácticamente toda la isla, conozco gente interesante, vuelvo a saborear un buen café (uuummmmm) y por la noche, otro ferry me lleva a Atenas con todo tipo de lujos a bordo (puaajjjj).

Visito Atenas, Delfos, y los monasterios de Meteora (no te los pierdas, si tienes la oportunidad), y cuando enfilo la carretera dirección Macedonia, la cosa se tuerce: en una curva piso gravilla, y me voy de frente contra un trailer azul enorme, llevándome el susto de mi vida. Milagrosamente, salgo de ésta con tan sólo un rasguño en la mano, así que creo que puedo decir la típica frase "hoy he vuelto a nacer". 

Apaño la moto como puedo, a base de bridas y cinta americana, y continúo ruta al día siguiente. Vaaaaammoooosss!!!









2 comentarios:

  1. Ostia txato!!!!! El camión era grande de cojones. Más vale que todo quedó en un susto. Muy guapo otra vez, si señor. Tú brodel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya que te pegas contra algo, por lo menos que sea más grande que tú, ¿no? jajaja

      Eliminar