Páginas

lunes, 19 de mayo de 2014

DIA 1.- PAMPLONA-GINEBRA


Ver mapa más grande


Lo cierto es que hoy no hay mucho que contar, así que seré breve, por el bien de todos, y sobre todo por el mío, porque hoy ha sido un día de los largos, con más de 1000 kilómetros en las ruedas... y en la espalda... y eso se nota, vaya si se nota.

Para empezar a lo grande, pues no quedaba más remedio que meterme una buena panzada de kilómetros. He salido de casa a eso de las 6.30 de la mañana, con legañas en los ojos, y alguna lagrimilla, para qué nos vamos a engañar, y es que ya se sabe que las despedidas no molan nada.

El plan era ir dirección Suiza, sin un plan demasiado definido, simplemente hacer el mayor número de kilómetros, y acercarme lo más posible a Ginebra, y es que el vicio tira mucho... Como no sabía muy bien cómo iba a ir el día, he cogido la autopista hasta Burdeos, y mira que me gusta poco a mí eso de meterme entre esas jodidas vallas donde no ves ni palpas nada, aunque teniendo en cuenta que estamos hablando de Francia, pues tampoco es que me importara demasiado.

A partir de allí, por nacional, dirección Lyon, y de Lyon a Ginebra de nuevo autopista. Básicamente, ese ha sido mi día: no he parado más que lo estrictamente necesario, o sea, comer algo rápido, un pis de vez en cuando, y poco más. Aburrido como una ostra.

No he tirado ni una foto, y vídeos, pues he grabado alguna chorradilla, pero más por compromiso que porque mereciera la pena, así que como si nada.

Al llegar a la frontera suiza, he visto que había que comprar la famosa viñeta (para el que no lo sepa, la viñeta es como una especie de pase que lo pegas en el parabrisas y te da derecho a usar la autopista)  en este caso por el módico y ajustado precio de 40 pavos. Teniendo en cuenta que voy a estar un día en este país y que tampoco tenía pensado usar las autopistas, pues como que me lo han dejado aún más clarito. Paso de la viñeta y me vuelvo por donde he venido.

Y viendo que este país tan neutral y tan mono, él, cumple con la fama de caro que tiene, pues decido buscar alojamiento en Francia, que no es que los gabachos sean santo de mi devoción, pero algo más barato digo yo que será.

Paro en el primer hotelillo que me encuentro, y a pesar de que hay un cartel bien grande en la puerta que dice COMPLETO, por si acaso, lo intento. Y mira tú por dónde que, casualmente, acaban de tener una cancelación. A ver si va a ser hoy mi día de suerte.

Pues muy bien, majete. Y, ¿cuánto dices que me vas a soplar por pasar una noche en tu chabisque? Espera que yo te lo miro... Sí, pues mira, por ser tú y porque encima me has caído bien, van a ser 92 euros. ¿Cómol? Sí, sí, lo que oyes, y encima no busques más porque en Ginebra hay una convención de nosequé gaitas, y está todo completo, lo más barato 300. Pues muy bien, hombre, pues no te preocupes, que ya si eso, luego nos vemos, ¿va?

En fin, muy salao el recepcionista. No pago yo 92 euros ni jarto de ginebra. Así que nada, como se me está haciendo tarde y la jugada de ir tocando puertas a ver qué pasa no me atrae demasiado, busco un local con wifi para poder conectarme a mi querida página booking.com, y que me solucione la papeleta.

Acabo en un local de comida africana regentado por una chica nigeriana, que cuando le pregunto si tienen una conexión wifi que pueda usar, rápida como un rayo me responde que sí tienen conexión pero que tengo que comprar algo. Que sí mujer, no te preocupes, que yo te compro algo, pero te digo de antemano que de pobres no salimos ninguno de los dos con este negocio.

Cojo una botella de Cocacola zero, por eso del azúcar, y me sopla 3 euros la tía. La miro sorprendido, y sin decir yo nada, ella misma explica que la bebida son 2 euros y un euro extra por usar el wifi. ¡Tócate los cojones, Mari Loles! Como no me apetece discutir, y encima, el tiempo sigue pasando y yo sigo sin un camastro donde echar mis huesos, pago el impuesto revolucionario de la dama nigeriana, y en unos pocos minutos he localizado un garito, que es desde donde escribo estas letras, en el pueblo de Bonne (Francia) por 60 pavos, que me salen del alma, porque está muy por encima de mi presupuesto diario, pero el del primer hotel no debía estar muy equivocado con su convención, porque no he conseguido encontrar nada más barato... y mira que cuando me pongo, me pongo...

Me jode un poco la mentalidad esta que tenemos en el primer mundo, donde nadie da nada porque sí. Siempre tiene que ser a cambio de algo, y además, de malas formas, con una agresividad y un mal tono, que se te quitan las ganas de todo. Y parto de la base de que ese es el sistema en el que vivimos, y hoy por hoy, no puede ser de otra manera. Pero me jode. Y punto. Tengo ganas de entrar en los paises siniestros que me toca visitar este año, a ver que me encuentro, y aunque alguno tiene muy mala fama, no sé porqué me da que me voy a llevar alguna que otra sorpresa. Os lo voy contando.

Y eso es todo, amigos. Un poco descafeinado el día de hoy, pero es lo tienen estos días autopisteros, donde no hablas con nadie, y nadie habla contigo. Mañana el Stelvio, a gozar con bien de curvitas alpinas. Besos y abrazos!!




7 comentarios:

  1. Bueno, con algo había que empezar. Descansa que te lo has ganado. Mejor suerte mañana. Un abrazo tron!

    Escipión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre Virisasius! Eres Victor, no? Lo digo por lo de Escipión... Pa rato te pillo con ese nombre. Me alegro de que me leas. Un abrazo titán!

      Eliminar
  2. Te seguire con atencion... En junio iremos nosotros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo que te pueda ayudar, ya sabes donde encontrarme... Abrazo

      Eliminar
  3. Joder con los hotelitos ¡¡¡ ya veo q a pesar de todo siempre hay algo w contar¡¡¡ eres la leche primico¡¡¡¡ espero la siguiente¡¡¡ besitos desde tu villava¡¡

    ResponderEliminar
  4. Joder con los hotelitos ¡¡¡ ya veo q a pesar de todo siempre hay algo w contar¡¡¡ eres la leche primico¡¡¡¡ espero la siguiente¡¡¡ besitos desde tu villava¡¡

    ResponderEliminar