Páginas

miércoles, 29 de octubre de 2014

VIDEO "FROM RUSSIA, WITH LOVE" (Chapter 3) Ucrania-Frontera georgiana

Moscú queda atrás para adentrarnos en Ucrania, hacia su capital, Kiev. Los restos de los disturbios acontecidos en el Maidan son evidentes, y los europeistas siguen acampados allí, entre barricadas y vehículos abandonados por la policía y el ejército. La vida sigue su curso en el resto de la ciudad, pero la tensión es evidente en la Plaza de la Independencia, donde hace menos de 3 meses murieron más de 100 manifestantes y policías, según las fuentes oficiales, aunque en las lápidas colocadas en el centro de la plaza, yo alcanzo a contar más del doble de víctimas...

Después de esto, la intención es volver a Rusia, para dirigirme a Georgia, pasando antes por Volgogrado, antigua Stalingrado, ciudad que recupera este segundo nombre durante 9 días al año.

 La sorpresa es mayúscula cuando, en Vladikavkaz,  me encuentro la frontera con Georgia cerrada por unos corrimientos de tierras que han sepultado la carretera por completo. Tras barajar varias opciones, no me queda más remedio que dar la vuelta y volver por donde he venido...

A veces las cosas no salen como uno las planea, pero no queda más remedio que adaptarse cuanto antes, y seguir disfrutando del viaje, buscando nuevos horizontes...

A ver qué os parece. Volumen y gaaaaassss!!!!



lunes, 13 de octubre de 2014

VIDEO "FROM RUSSIA, WITH LOVE "(CHAPTER 2)

Tras el parón estival, donde me he dedicado a todo menos a editar, vuelvo al ataque con los vídeo-resumenes de mi paseo primaveral por tierras rusas.

En este, entro definitivamente en Rusia, visitando San Petersburgo, donde no le puedo sacar todo el jugo que se merece porque no deja de llover en ningún momento y mi estancia queda un tanto deslucida. 

Después, tiro hacia el sur, pero no bajo directo a Moscú, me desvío "unos pocos kilómetros" para hacer una pequeña incursión en Bielorrusia, pasando la frontera sin el pertinente visado, ya que al pertenecer a la Federación Rusa, no te paran en la frontera, pero técnicamente te conviertes en un inmigrante ilegal. Unas decenas de kilómetros y vuelta para Rusia. No quiero líos con esta gente, que son muy cuadriculados.

Llego a Moscú y, para mí, una de las cosas ineludibles es hacerme una foto montado en la moto y con la catedral de San Basilio como fondo. Me cuesta nada más y nada menos que tres intentos el hacerme la dichosa foto donde yo quería, pero al final la consigo. Además, en una de ellas, aprovechando que son las 5 de la mañana, me meto hasta la cocina, ya que las vallas estaban abiertas, pero enseguida aparece un poli y me invita a abandonar el lugar. Yo me hago un poco el tonto, y me las piro, pero con esa sonrisilla por dentro por haber entrado con la burra en uno de los sitios turísticos más fuertemente vigilados que conozco.

4 días en la capital rusa son suficientes para hacerte una idea de lo que es, al menos para mí.

Me marcho con esa sensación que se me queda después de visitar otras grandes capitales, y es que no tiene nada que ver con el resto del país. Son mundos aparte. Además, en este caso las diferencias son más exageradas: el lujo y la ostentación que he visto aquí, no los he visto en ningún otro sitio. No basta con ser rico. Aquí, además, hay que demostrarlo, y cuanto más, mejor. Han abandonado el comunismo y han abrazado el capitalismo, pero se han pasado de frenada...

Bueno, no me enrollo más... Como siempre, espero que lo disfrutéis... Besos y abrazos...